Canales, el yerno ideal

“Valencia-Osasuna. Descanso. Cissokho se prepara para salir en la 2a parte. ¿A quién sustituye?…. No, no puede ser. Otra vez las dichosas molestias dejan fuera a Canales a mitad de un partido. Qué mala suerte tiene. Por unas causas o por otras no termina de cuajar una gran actuación”

Sergio Canales, durante una rueda de prensa
Sergio Canales, durante una rueda de prensa

Mi hija, de 8 años, aún no tiene edad para pensar en novios -y que no me entere yo-, pero cuando llegue ese momento tan temido por un padre me encantaría que eligiera un chico como Sergio Canales. La imagen que desprende no puede ser mejor: formal, educado, buen compañero, modesto y con una sonrisa perenne que transmite su simpatía natural. La verdad, no le encuentro defecto alguno. Es el novio perfecto, el yerno ideal. Pero como futbolista, la concepción que tengo de él es diferente.

Quizás aglutina idénticas virtudes sobre el terreno de juego que fuera del mismo, y precisamente por eso no me acaba de convencer. Quiero un tipo más canalla, más irreverente, que saque la mala leche que seguro lleva dentro.  Justo el novio  que nunca querría para mi hija. Como jugador quiero que discuta el liderazgo del equipo a los Soldado, Banega o Albelda. Que sea capaz de coger el balón cuando el Valencia disponga de una buena falta en la frontal y que tras meterla por la escuadra le diga al Tino y a todo Mestalla: ‘la zurda de lujo de este equipo es la mía’. Que ponga en pie a la afición valencianista tras hacer una de aquellas jugadas de fantasía que en el Racing de Santander le colocaron en el escaparate del planeta fútbol.

Canales chuta en el partido contra el Osasuna Foto: www.valenciacf.com
Canales chuta en el partido contra el Osasuna
Foto: www.valenciacf.com

En cuanto ha tenido un nivel físico aceptable tras su última lesión de rodilla, Ernesto Valverde le ha otorgado su confianza porque sabe que tiene mucho fútbol en sus botas.  Pero sus goles contra el Español y el Málaga y algún detalle aislado de su enorme clase son un balance escaso para su potencial.  Yo también confío en su capacidad innata para maravillar jugando a este deporte, pero hay que pedirle más. Con sólo 22 años, su propensión a las lesiones, graves y leves, nos ha birlado al Canales estelar que se fichó. El club ha apostado fuerte por él, y ahora es Sergio quien tiene que responder con goles, asistencias y juego.

En este Valencia, en el que el director de orquesta es Banega, el estilista es Jonas y el goleador es Soldado, ¿qué papel queda para Canales? Es él quien tiene que hacerse un hueco. No puede conformarse con ser uno más, un actor secundario. Tiene madera para ser la figura del equipo y del fútbol español, pero está en su mano reivindicarse sobre el césped. ¡Sergio, atrévete!

A 10 personas les gusta este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>