Isco encendió la mecha

El valencianismo lleva casi dos temporadas llorando la marcha de un futbolista que nunca triunfó en el primer equipo blanquinegro porque no le dieron la posibilidad de intentarlo. El de Isco es uno de esos casos extraños que se dan en el mundo del fútbol. Un jugador formado en las secciones inferiores del Valencia que se fue al Málaga en parte por su voluntad, en parte empujado por un entrenador, un director deportivo y un presidente que vieron con buenos ojos su salida del club.

Isco, jugador del Málaga CF
Isco, jugador del Málaga CF

No dio grandes tardes en Mestalla, ni metió goles antológicos, ni firmó pases de crack. Simplemente, nunca jugó.  Y, a pesar de todo, se ha convertido en todo un símbolo del fútbol que le hubiese gustado disfrutar a la afición del Valencia y es uno de los máximos exponentes de los males de una gestión constantemente en entredicho.

Con todos estos antecedentes claramente a su favor, Francisco Alarcón tenía todas las de ganar en su vuelta a tierras valencianas. La predispoisición a ovacionarle era tal que solo un terremoto podía invertir la situación. Pero el genial centrocampista malaguista demostró una habilidad dialéctica inversamente proporcional a la habilidad futbolística que está acostumbrado a plasmar sobre un terreno de juego. Con un simple “el año pasado en Valencia se acordaron de mi madre. Pero me da igual, esa no es mi afición” hirió el corazoncito valencianista.

Los aficionados acudieron al estadio decididos a demostrar a su ex que se había equivocado y que si había tenido que emigrar no fue por culpa de ellos, que le añoran desde la distancia. El Valencia-Málaga se convirtió en un suplicio para Isco. Un público poco dado a castigar los oídos de los jugadores rivales alcanzó un estado próximo a la licantropía y más que silbar, aullaba con cada balón que tocaba el ya enemigo público número 1. El efecto manada se contagió al césped y los jugadores locales identificaron rápidamente a su presa.

El equipo en pleno apretó, presionó y asfixió a un Isco que, sin saberlo, había cavado su tumba antes de empezar el partido. Ya convertidos en lobos, y con Isco borrado de Mestalla, los Banega, Soldado, Canales y compañía se lanzaron a morder la yugular de un contrincante resignado a recibir el inminente mordisco de unos jugadores enfurecidos.

El Valencia goleó al Málaga de Isco
El Valencia goleó al Málaga de Isco

Y así llegó un gol, y otro, y otro más y hasta 4 seguidos en tan solo 6 minutos. Partido resuelto en medio de una locura colectiva a la que no estamos acostumbrados. Isco encendió la mecha, el resto lo hizo un Valencia majestuoso en una noche mágica. 5-1 contra uno de los mejores 8 equipos de Europa pero, sobre todo, queda la sensación de saber hacerse respetar. De defender con convicción los colores de una camiseta histórica. Y de lanzar un mensaje claro y rotundo al Isco de turno: ‘ESTO ES MESTALLA’.

A 12 personas les gusta este artículo.

Un comentario sobre “Isco encendió la mecha”

  1. this is 1 dia con suerte en todo el año, a la próximo partido os ganaran y ya se os bajaran los humos, al final acabais 6 o 7 ya vereis con la prepotencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>